Imagina que estás viajando en barco aún estando en un hospital

En el mundo hay muchas injusticias y una de las más dolorosas para los padres es ver a los niños enfermos y hospitalizados por largos periodos de tiempo. Enfermedades como el cáncer o la leucemia han hecho que los hospitales se conviertan en un segundo hogar para todo el grupo familiar, y es gracias a esto que más grupos hospitalarios se suman al movimiento que convierte estos espacios en lugares más agradables y divertidos, haciendo más llevadera la estancia en los mismos y transportandote a muchos espacios, bien sea en un cohete al espacio, en un barco pirata, a una selva, en un auto de carreras, etc.

Dentro de esta misión el grupo Hospiten de Pedro Luis Cobiella busca dar la mejor atención sin importar la edad o condición padecida.

Muchos hospitales han reformado parte de sus instalaciones o han decorado las mismas, creando historias como salidas de cuento que permiten que los niños y padres tengan pensamientos positivos mientras se le aplica tratamiento al paciente. Es más común ver que los hospitales infantiles o los hospitales generales se sumen a esta iniciativa, decorando el área infantil de forma tal que alegra a todo el que pase por sus pasillos. Por ejemplo, en Amsterdam se encuentra un proyecto denominado Opera Amsterdam, el cual ha cambiado los espacios de un hospital oncológico, con paredes llenas de ilustraciones que crean un lugar desenfadado y cálido para todos.

Aquí, se dividieron los espacios por las funciones y en todas se puede ver un motivo y paleta de colores diferentes, inspirando todos los sentidos de forma distinta. Se pueden ver decoraciones deportivas, de la naturaleza, del transporte, entre otras. Gracias a esto se pueden ver las cosas de forma más colorida, divertida e incluso imaginativa, haciendo sentir a los niños a gusto en un hospital. El hospital ha creado en las habitaciones menos estímulos sensoriales, para que se pueda sentir tranquilidad y descansar, mientras que en las zonas comunes se ven más colores, temas e ilustraciones que estimulan a toda hora.

En Londres tenemos otro ejemplo de arte en hospitales de niños, donde un grupo de artistas transformaron el Hospital Real de Niños de Londres en una verdadera fiesta visual. Todos los diseños sacan sonrisas en los niños y padres por donde quiera que se observe. En Nueva York, transformaron un escáner CT en una aventura pirata, ideal para los niños más pequeños, de esta forma pueden hacer que olviden que están ahí y solo se concentren en su imaginación.

En el Hospital Presbyterian Morgan Stanley de Nueva York han pensado en nuevas formas de hacer más agradable la estadía de los niños y sus familias en el hospital, por lo que el personal encargado de limpiar ventanas se disfraza de superhéroes, buscando animar al mismo tiempo que se hacen las tareas de limpieza a quienes están en las habitaciones y está tarea ha sido puesta en práctica por otros hospitales a lo largo del mundo. Las habitaciones del Hospital de niños de Pittsburgh tienen reproductores de CD, DVD, aromaterapia y más que hacen de las habitaciones un mundo completamente diferente.